dimarts, 18 d’abril de 2017

Sinastria de pareja de F. Nietzsche y Lou Andreas-Salomé: una perspectiva astrológica del amor como camino al conocimiento

Sinastria de pareja de F. Nietzsche y Lou Andreas-Salomé: una perspectiva astrológica del amor como camino al conocimiento 

"Oh tú que con dardo de fuego el hielo de mi alma has roto!"
La Gaya Ciencia, F. Nietzsche

“¿En virtud de qué estrellas hemos ido a encontrarnos los dos aquí?”
Palabras de Nietzsche en presentarse a Lou Andreas-Salomé 

Lou Andreas-Salomé
Dijo Napoleón que los hombres verdaderamente brillantes eran como meteoros destinados a iluminar las tinieblas de su época. Nietzsche, gran admirador del genio corso, fue un meteoro que produjo un gran impacto, incendio y devastación en las letras y el arte durante el siglo XX. Y su sombra sigue allí. Y no creo que sepamos vencer tan fácilmente esa sombra que, como la de Buda en las cuevas, seguirá proyectándose durante siglos. Reza el tópico que detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer. y en este caso el tópico se repite. Su madre y su hermana no fueron esa gran mujer, pero si lo fue la poetisa rusa, liberal y pionera del feminismo en el sentido práctico: Lou Andreas-Salomé. ¿Estás dispuesto a dejarte romper por dentro?, decía proféticamente a sus futuros partenaires. Dejó un reguero de amantes, y aunque se casó tubo romances con gente como Rilke o colaboró con Sigmund Freud. Se ha escrito de ella que era “dueña de un impulso vital, audaz y ciego” y que ella dijo de sí misma: "¿Por qué mis actos más espontáneos han provocado tanta desdicha?". Como vemos a lo largo del tiempo vió el abasto y las consecuencias de su actos, del karma generado. Desconocemos su hora exacta de nacimiento con lo que su carta natal es incompleta ya que desconocemos ascendente y distribución de casas. 

Nacida el 12 de febrero de 1861 era hija de un general del zar de Rusia Alejandro II, un hombre dedicado a los grandes valores del siglo XIX: Dios, la Patria y la família. Los ideales burgeses que Nietzsche dedicó su vida a demoler hasta los cimientos, para combatir según el filósofo el fantasma del Nihilismo que iba a provocar la Muerte de Dios. Aunque probablemente Nietzsche formó parte de ese Nihilismo que tanto dijo combatir. Y quién sabe sinó fue su más grande profeta. Aunque esa pregunta la dejaremos a los filósofos.
Su obra, tan genial como prueba de un fracaso personal convertido en monumento al vitalismo, sigue siendo de actualidad, y puede que  lo sea cada vez más. Profeticamente escribió: "quizás en el año 2000 pueda ser comprendido"“Friedrich era ante todo una personalidad religiosa. Sólo comprendiéndolo será posible arrojar algo de luz sobre el sentido profundo de su obra, de sus sufrimientos y de sus apoteosis”, recordava Lou. De su primera impresión recuerda su aspecto impoluto, su miopia y sus finas y hermosas manos, 
Se conocieron en Roma durante la primavera de 1882. Un año después Nietzsche publica su gran obra Así habló Zaratustra, su texto más complejo y enigmático, cargado de simbolismos, metáforas. En abril de 1882 los tránsitos para Roma indican que Júpiter y Neptuno estaban en conjunción en Tauro (grado 27) y Saturno y Neptuno también en Tauro (grado 12 y 15 respectivamente). Venus estaba en el grado 2. Una primavera tauriana, un momento excpecional en el cosmos, singular único e irrepetible. Aunque Nietzsche con su Eterno Retorno no estaria de acuerdo con eso quizás. Seria muy interesante analizar los tránsitos sobre cada una de las cartas natales. Pero eso ya es material para otro artículo. Pero vemos que Venus estaba en conjunción con el Plutón de Lou. Nietzsche que tenía en su carta natal la fatídica oposición Sol-Plutón, que era el regente de su Ascendente y tenia en buen aspecto (sextil) con Neptuno, lo cual le bendijo con esa gran capacidad profética y visionaria de la conciencia colectiva era un buen avatar para esa Perséfone que era Lou Salomé. Ambos iban a viajar  al Hades a buscar sus almas. 

Lo que trataremos de comprender es la sinastria de pareja (yuxtaposición de las cartas natales de F. Nietzsche y Lou Salomé) entre estos dos grandes personajes de la cultura occidental en una relación que cambió el curso de las letras y el arte. En honor a la verdad habria que añadir la del poeta Paul Reé, con quién configuraron un triángulo de inspiración, celos entre tanto genio, locura y melancolía. Querían fundar una pequeña comunidad de espíritus libres que convivieran juntos en París. La cosa no funcionó. Lou se casó con un hombre con quién solo convivia, Nietzsche acabó solo y Reé Reé se quitó la vida mucho más tarde, un suceso que a pesar de que ya no tenian relación la impactó y la llevó a una profunda depresión de la que ella salió con ayuda psicológica. Parece que estaba más interesada en Paul que en Friedrich, y siempre lo estuvo. Estaria bien analizarlo globalmente. Pero no da para tanto la vaca y nos limitaremos al análisis de ellos dos, entre otras cosas porque Nietzsche fue el más importante de los tres. Sus palabras en más allá del bien y del mal, escrito en 1886 son bastante elocuentes como podremos ver:

"Siempre hay algo de locura en el amor. Pero también hay siempre alguna razón en la locura."

"Lo que se hace por amor siempre está más allá del bien y del mal".

Una de las dos
míticas fotos del
 triangulo: Salomé, Reé y
Nietzsche
1-De entrada vemos como el Sol de N. está en sextil con Júpiter, lo cual propicia la camaradería, respeto  y cuadratura al Nodo o destino de Lou. Por lo que vemos que era un matrimonio muy difícil en una mujer consciente de su destino de perfeccionamiento y continuo aprendizaje. En caso de haberse casado con un hombre tan genial como Nietzsche probablemente habría acabado como tantas esposas de hombres brillantes en ese tiempo: como Harriet Taylor o Mileva Maric, ensombrecida por un gran hombre. En esta línea el individualista Urano de Lou estaba en oposición a la Luna y al Nodo Lunar Norte de Nietzsche. Así que el destino debía unirlos por un tiempo, pero dificultaba una unión para toda la vida. De echo probablemente nunca tuvieron más que besos y abrazos por lo que se deduce de al biografia de Lou. 
2-Conjunción doble de Venus con Saturno: Difícilmente se puede dar en una sinastria tal conjunción. Y ambas con diferencia de un grado. Segun Ronald Davison (autor del libro Sinastria: Comprender las relaciones humanas a través de la astrologia de Ediciones Obelisco) esta relación tiende a favorecer una relación a largo plazo ya que Venus admira la integralidad y formalidad saturninas. Venus es el amor que escoge lo útil, lo bello, el amor platónico en el sentido original. Pero no promete momentos de éxtasis. Y también la rigidez de Saturno impide demostraciones de afecto. Es evidente que Lou y Friedrich eran muy jóvenes y llenos de complejos heredados de una infancia traumática debido a la pedagogia y educación represiva del siglo XIX, algo que no empieza a cambiar hasta el florecimiento de la psicologia en los círculos de Viena y Estados Unidos. 
       Es un indicador de una relación de aprendizaje mútuo, ya que Venus ve las limitaciones y peligros de sus encantos y Saturno la frialdad y la excesiva demanda que ejerce sobre el otro. Nietzsche escribió: "Lou está preparada como nadie para la parte de mi filosofía silenciada hasta ahora...". 
3-Conjunción de Plutón con Marte y Plutón en trigono con Venus: un Plutón amenazante de Nietzsche en Aries en conjuncióin a Marte, cuadratura al Nodo Lunar Norte de Lou y en buen aspecto con Júpiter y Luna nos indica que estamos en una relación transformadora. Según Davison Marte puede sacar a relucir todos los impulsos y deseos físicos reprimidos de Plutón. En este caso la frase de Nietzsche sobre el dardo de fuego que derrite el hielo del alma encaja como un guante. A veces a la astrología se le puede hacer decir cualquier cosa, pero quién haya experimentado una relación plutoniana (con Venus y Marte por medio) no lo olvidará jamás. Y eso no pude forzarse en una sinastria porque la carta es un hecho empírico, un dato no una interpretación. Y una doble conjunción como la anterior o como esta no puede manipularse. Es un aspecto que promete indagación, profundidad, deseo pero no promete felicidad sinó conflicto, lucha de poder y agresividad. Recordemos las palabras de Lou Salomé acerca de los instintos sádicos de Nietzsche. Recordemos ese Plutón en oposición al Sol de la carta del alemán y sus versos en el Anticristo, obra loca de un filósofo loco que se volvió loco. Loco de amor quizás...

¿Qué es lo bueno? Todo lo que eleva en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo.
¿Qué es lo malo? Todo lo que proviene de la debilidad.
¿Qué es la felicidad? El sentimiento de lo que acrece el poder; el sentimiento de haber superado una resistencia. No contento, sino mayor poderío; no paz en general, sino guerra: no virtud, sino habilidad (virtud en el estilo del Renacimiento, virtud libre de moralina). Los débiles y los fracasados deben perecer; ésta es la primera proposición de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarlos a perecer.
¿Qué es lo más perjudicial que cualquier vicio? La acción compasiva hacia todos los fracasados y los débiles: el cristianismo.
El Anticristo, F. Nietzsche

En la relación entre Venus de Nietzsche y el Plutón de Lou vemos como el inicio de la relación fue muy positivo, lleno de promesas, ternura, y con una conciencia del poder sexual del otro ya que genera atracción irresistible, y que incluso puede llevar a atenciones no deseadas (Nietzsche le pidió matrimonio en las primeras citas) lo cual concuerda mucho con la relación atractivamente fatal que mantuvieron. En la cual la incompleta realción carnal les mantuvo en una relación platónica, tan  divina como demoníaca. Nietzsche pasó del amor al odio, sacándo de si sus peores palabras que no reproduciré aquí. 

Podríamos trabajar más aspectos, algunos de muy positivos como la fascinación del Sol de Lou por el Neptuno en buen aspecto de Nietzsche; la relación de Venus (él) y Marte (ella), la conjunción Neptuno Júpiter por ejemplo, que daban otras posibilidades a la pareja. Pero es bastante relevante lo encontrado en estos tres densos puntos. Plutón en una relación siempre transforma aunque quizás no de estabilidad. Puede haber creatividad y descubrimiento, pero engendrados por el dolor de la imposibilidad del amor. Es muy interesante la película húngara basada en el libro del mismo nombre de Irvin D. Yalom llamada El día que Nietzsche lloró que pueden enontrar completa en youtube. Verla no le dejará a nadie indiferente. 



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada