dilluns, 10 d’abril de 2017

De Aries a Piscis: un viaje arquetípico por el Zodíaco y el camino del héroe de J. Campbell

De Aries a Piscis: un viaje arquetípico por el Zodíaco y el camino del héroe de J. Campbell

"En cuanto la poesía del mito es interpretada como biografía, historia o ciencia, muere."

"No todos los que vacilan están perdidos. La psique tiene muchos secretos en reserva. Y no se descubren a menos que sea necesario."

Joseph Campbell

Tapiz de la creación
 (Catedral de Girona)

Voy a tratar de describir un viaje arquetípico por las XII casas del zodíaco, a partir de Aries hasta Piscis, relacionandolo con el viaje del héroe de Joseph Campbell. Este camino es muy útil también para escritores o guionistas, pues los 12 signos pueden usarse para crear personajes literarios muy ricos a partir de la simple combinación de planetas y casas. Algo que desarrollaré más adelante en un artículo aparte. El viaje de Campbell es una estructura arquetípica de la mitología universal que ha sido utilizada en cientos de narraciones y películas. El monomito es una estructura que tiene variaciones pero presenta una estructura repetitiva y que a veces se repite vairas veces en la vida de una persona.

CASA 1: ARIES
Viaje por el zodíaco
La casa del impulso inicial. El Big Bang del universo, el espermatozoide que fecunda el óvulo en su ciego impulso hacia la vida. Energia aún sin forma. Corresponde al estadio previo a la aventura la fuerza original del héroe, normalmente un granjero, o un herrero, quizás un niño arrojado a su destino. El héroe parte de una situación mundana de normalidad en la que de pronto le llega una información que actúa en su mente como llamada hacia lo desconocido. Un bosque, un reino oculto, bajo las olas o en las alturas celestes, una isla secreta, la elevada cima de una montaña, o un estado de sueño profundo. El héroe puede salir por su propia voluntad para llevar a cabo la aventura, al igual que Teseo cuando llegó a la ciudad de su padre, Atenas, y escuchó la horrible historia del Minotauro, o puede ser empujado o enviado al extranjero por un agente benigno o maligno, como Odiseo, que fue impulsado a través del Mediterráneo por los vientos del airado dios Poseidón. La aventura puede comenzar debido a un simple error... o aún más, uno puede hallarse simplemente paseando cuando, de forma casual, un fenómeno singular que pasa por el lugar llama la atención de su ojo errante, atrayéndolo a apartarse de los caminos frecuentados por el hombre. La soledad del YO se complementa con el TÚ de Libra en casa VII, en el llamado eje del encuentro.
CASA 2: TAURO
El rechazo de la llamada es el estadio del viaje campbelliano que se corresponde con la casa de Tauro. Tauro se rije por el principio del placer, como el niño humano. Es posesivo y acomodado, no busca riesgos. El futuro héroe se niega en principio a prestarle atención. Esto puede ser por su sentido del deber u obligación, por el miedo, la inseguridad, un sentimiento de debilidad, o cualquiera de las posibles razones que actúan para mantener a la persona en sus circunstancias normales. Escorpio en la casa VIII es el contrapunto a esa comodidad y sensualidad. Pues Escorpio es pulsión y cambio, profundo en vez de superficial como Tauro. A este eje le llamamos de las posesiones y procesos. Tauro quiere conservar todo y Escorpio debe afrontar la pérdida, o el miedo a la pérdida. 
Frodo y Sam, hermanos y arquetipos de Tauro y Géminis
CASA 3: GÉMINIS
Una vez que el héroe se ha comprometido en la búsqueda, consciente o inconscientemente, aparece un guía o ayudante mágico, o se le revela entre las personas conocidas. A menudo, este tutor sobrenatural presentará al héroe uno o varios talismanes o artefactos que lo ayudarán más adelante en la búsqueda. La casa 3 puede identificarse con la mente, la comunicación y las ideas. Con el hermano, muchas veces imaginario en el que el niño proyecta su dualidad innata. A veces es un hermano real o un amigo de la infancia. Ese encuentro en Géminis se relaciona con la casa IX en Sagitario, el mentor filósofo en el eje del pensamiento.
CASA 4: CÁNCER
Esta casa es quizás la que encaja menos en el esquema campbelliano pues en astrologia se corresponde a un estadio previo a la aventura pues indica el mundo interior, la relación con la madre (representada por la Luna en relación con Saturno, regente de Capricornio en la casa X), las raíces y el hogar. Seria pues un complemento de la casa 1 y 2 ya que el héroe, como Frodo antes de salir de la comarca hecha la vista atrás para contemplar por última vez su hogar. El grupo es lo que permite al hombre realizar posteriormente  en el eje de la individuación que culmina en la casa X en la soledad de Capricornio. Al contrario de lo que decía F. Nietzsche cuando argumentaba que el individuo siempre lucha para no ser absorbido por la tribu es el colectivo que permite al individuo desarrollarse. Sin ese marco canceriano que le da cobijo y forma esa energia en estado bruto, la que nace en Aries, se perdería en el espacio vagando sin forma, o lo que es lo mismo el individuo no florecería porque permaneceria en un estadio animal y no humano, limitado a obtener recursos para su supervivencia y no podría desarrollar ese potencial. Sin un mundo y un hogar que proteger el héroe no puede serlo, ni salvarse. Ha llegado el momento de cruzar el umbral...
CASA 5: LEO
La casa del Ego, del orgullo de la personalidad que toma conciencia de su singularidad en el mundo.
Escudo de Gryffindor
El niño que sueña con ser rey, la niña que suspira por ser princesa, el deportista que imagina triunfos, el músico que anhela la audiéncia llena del teatro... El Ego que debe comenzar a construirse para, como decía el difunto S. Pannikar entre los 0 y los 40 años, que no nos aplasten los demás. Un Ego del que luego desprendernos para no convertirnos en la cara oscura del León arrogante: el tirano, el dictador, el devorador de mundos. Frodo toma en Lorien la decisión de llevar el Anillo Único al Monte del Destino. Ese es un momento leonino. El cruce del primer umbral es el estadio del viaje de Campbell al que podríamos situar este momento. Quizás también el momento en Hogwarts donde Harry es reconocido por el sombrero como miembro de la casa Gryffyndor. Leo tiene a Acuario en la casa XI como el contrapunto en el eje de las relaciones. Pues el León es el Ego y Acuario la donación del Ego hacia lo comunitario, la culminación de ese Ego individual que ha sido nutrido por la Madre en Cáncer en su tarea para el colectivo. El vientre de la ballena representa la separación final del yo y del mundo conocidos por parte del héroe. Al participar en esta etapa, la persona muestra disposición a someterse a una metamorfosis.

Harry encuentra su camino hacia el Ego
CASA 6: VIRGO
Galadriel, arquetipo de lo virginiano
En esta casa creo que podemos decir que se representa el momento que Campbell denomina el encuentro con la Diosa. Lo femenino es el contrapunto a lo materno, que se ha experimentado en la casa 4. Virgo es la madre, o puede serlo, pero la madre en un sentido más mercurial, es decir no como nutrición o placer sinó como gnosis, como conocimiento. Entre Virgo, que está asociado a las Vestales, que eran sacerdotisas que se dedicaban a custodiar los templos. Aquí la Diosa puede ser maternal o protectora como Galadriel, o seductora como la diosa Ishtar en la Epopeya de Gilgamesh. En el caso de la mujer también ella se enfrenta a ese doble camino: elegirá el camino de la tentación o la maternidad, o quizás el celibato para dedicarse a cuidar al mundo. Esa decisión dice Campbell nos enfrenta con la energia que desde siempre ha creado el mundo: la Diosa que creaba todo antes que la civilización patriarcal lo sometiera a sus dioses masculinos, como es el caso del Marduk babilónico y Tiamat, el dragón primitivo, fuente de la vida, o Gea y su hijo Cronos. En el Señor de los Anillos esa energia se puede associar a la relación de Frodo con Galadriel, una especia de madre sustituta que, como la madre Mary del Let it be de Paul Mc Cartney, se aparece al héroe en los trances más duros del camino. No podemos olvidar que Galadriel tiene también la tentación de usar el anillo y devenir una reina oscura a la que todos amen. La proximidad de Escorpio, en la casa VIII, entre la qual se encuentra Libra, que significa el compromiso, nos advierte de los peligros que acechan cuando tratamos con la energia vivificadora y mortal de la Diosa. Según Alejandro Lodi en astrología siempre debemos tener un pie en Virgo y otro en Piscis, en la razón y el orden virginiano y en el sueño y la fe neptunianas en el eje del existencialismo de las casas VI y XII. 
CASA 7: LIBRA
En libra se habla de compromiso, de unión, de pacto, de justícia. Es la casa del matrimonio y las
La justícia debe alcanzar a todos,
pero está a ciegas
uniones estables. De aquí también surgen los enemigos declarados, pues no todos los que acompañan al héroe buscan su triunfo, pues todos tienen sus motivaciones. He aquí las figuras cambiantes, como las denomina el profesor de escritura Cristopher Vogler, que parece que acompañen al héroe pero no sabemos cual es su objetivo. Libra busca el pacto y la estabilidad a través del amor. Venus rige esta casa que como hemos comentado antes tiene en Aries su polaridad. De hecho una vez el héroe ha aprendido a viajar en comunidad se da cuenta que eso es muy difícil, a veces imposible ya que no se puede contentar a todos, ni a la pareja a veces. Esas uniones, incluso los matrimonios, que parecen estables y permanentes se rompen, surje la tensión y el anhelo del impulso individual que nos lleva a las crisis escorpianas, donde se juntan el sexo al que se accede a través de Libra, que siempre es el otro o los otros, 



CASA 8: ESCORPIO

Boromir rompe la Comunidad
del Anillo
Campbell describe la Apoteósis como el momento en que alguien sufre una muerte física, o muere en La casa VIII concentra todos los temores de la astrología, almenos en la más tradicional. La casa de la muerte, del sexo, las metamorfosis y los bienes compartidos o heredados. Es una casa que da dones a los que sobreviven a su paso por ese momento de muerte y renacimiento que Escorpio, con Plutón como regente, el señor del Inframundo y compañero de Perséfone, teme y conoce. Ese paso es el Escila y el Caribdis del regreso de Ulises a casa, o del regreso del alma a su lugar de origen. Podemos decir que es una experiencia vital de resonancias órficas y dionisíacas, de crisis dolorosas. Por eso Escorpio, que teme al cambio, se convierte en sanador y cuidador si logra vencer ese miedo vital que le caracteriza. La muerte y resurrección de Gandalf es un ejemplo de esa crisis escorpina que si se supera es un paso previo a la bendición o don definitivo es el logro del objetivo de la misión. Es aquello en cuya consecución se esforzó la persona. En literatura esta crisis tiene muchas representaciones y a veces sucede en varios momentos de la trama, al igual que en muchos momentos de la vida de una persona: separaciones, muertes, alejamientos, etc. Todos ellos casos de ruptura de los vínculos y asociaciones librianas. La pulsión amenaza de derrotar al héroe y perderlo en sus oscuridades y recovecos más profundos.
Debe ir hacia el sí mismo para vivir en el espíritu. Él o ella se mueve más allá de los pares de opuestos, trasladándose a un estado de conocimiento divino, al amor, la compasión, la felicidad. Una forma más mundana de ver este paso es que se trata de un período de descanso, paz y plenitud previo al comienzo del regreso del héroe.

Hades y Perséfone
«Los que saben, no sólo que lo Eterno se encuentra en ellos, sino que lo que ellos son realmente, y todas las cosas, es lo Eterno, habitan en los bosques del deseo satisfecho, beben el brebaje de la inmortalidad y escuchan en todas partes la música inaudita de la concordia eterna»
J. Campbell






CASA 9: SAGITARIO
La libertad de la llanura es lo que anhela Sagitario, una vez que ha superado la ruptura de los vínculos librianos y ha afrontado ese temor a la pérdida de lo que parecía eterno (amor, amistad, la justícia, los grandes ideales de la juventud), incluso el propio Ego como ancla de la persona ante la amenaza de la disolución de la psique en el magma de la locura y el olvido, la Nada que acechaba en la crisis de Escorpio. Esa superación o conjuración del nihilismo no es completa, pues la libertad de Sagitario es indolente, no tiene rumbo. Va de un lado para otro, como un niño que ha descubierto de nuevo la vida. Campbell lo denomina la negativa a regresar. Después de haber encontrado la felicidad y la iluminación en el otro mundo, el héroe rehúsa volver al mundo ordinario a otorgar el don adquirido a sus semejantes. Campbell dice:  «Cuando la búsqueda heroica se ha cumplido, a través de la posesión de la fuente, o por medio de la gracia de alguna personificación masculina o femenina, humana o animal, el aventurero aún debe regresar con su trofeo de transmutación vital. El periplo completo, la norma del monomito, exige que el héroe comience el trabajo de transportar las runas de la sabiduría, el vellocino de oro, o su bella durmiente, de nuevo al reino de la humanidad, donde el don adquirido puede redundar en la renovación de la comunidad, la nación, el planeta o los Diez Mil Mundos. Pero esta responsabilidad frecuentemente no se asume. Incluso Gautama Buda, tras su triunfo, dudaba de que el mensaje de realización pudiera ser comunicado a otros, y otros santos han muerto embebidos en el éxtasis supremo. El pensamiento mercurial de Géminis asciende por medio de Hermes, dios de la comunicación que se ha enfrentado al reto de las serpientes enroscadas, uno de los símbolos de Escorpio sobre la lucha entre el bien y el mal: nuestra parte humana o el neocórtex, contra la parte animal, especialmente la del cerebro reptiliano, más antiguo y ancestral que se encuentra en nuestro interior, como ya sabían los platónicos y los gnósticos. En Sagitario ese pensamiento deviene Jupiterino, expansivo, entusiasta. Entusiasmo proviene del griego y viene a decir que alguién está poseído por Dios (Theos/Zeus/Deus/Dios) o que Dios está en él. Así los griegos denominaban a aquel que tenía el ímpetu para dar coraje a los otros, para alegrar la existencia con su presencia como el "héroe desbordante de alegría" de que hablaba Nietzsche en sus obras. 
CASA 10: CAPRICORNIO
Frodo ascendiendo la Montaña
El paso de la libertad de la llanura a la subida a la montaña. Del entusiasmo jupiterino al perfeccionamiento de Saturno, el guardian del umbral y señor del Karma, el Maestro del Zodíaco. La montaña es agreste, escarpada, solitaria. Aquí debe perfeccionarse lo aprendido antes de descender de nuevo para ayudar a los demás, el arquetipo que representa Acuario, el aguador. De lo contrario se corre el riesgo de llegar, como el Zaratustra de Nietzsche, demasiado temprano y ser incomprendido. Ese perfeccionamiento conlleva soledad, inhibición emocional, desapego, incluso depresiones y crisis de aislmiento. En ese estadio el héroe debe aprender a vivir solo como las cabras en la montaña, a doblar las rodillas de su Ego ante algo que es más grande que él, porque las fantasías narcisistas ya no le valen. De la abundancia de Cáncer en la casa IV ha pasado a la escasez de la casa X, de la compañia de la maternal Luna a la rigidez del frío Saturno. A esta fase le podríamos asignar el nombre campbelliano de e vuelo mágico:  «Si el héroe, tras su proeza, obtiene la bendición de la diosa o el dios y luego se le encarga explícitamente volver al mundo con un poco de elixir para la restauración de la sociedad, la etapa final de su aventura se produce con el apoyo de todos los poderes de su protector sobrenatural. Pero si el trofeo se ha alcanzado con la oposición de su tutor o si el deseo de volver al mundo del héroe no cuenta con el visto bueno de dioses o demonios, entonces la última etapa de la ronda mitológica se convierte en una animada, a menudo cómica, persecución. Este vuelo puede complicarse mediante obstáculos maravillosos o maniobras evasivas». A veces, el héroe debe escapar con el don, si se trata de algo que los dioses han guardado celosamente. El regreso puede resultar tan aventurero y peligroso como lo fue el viaje. Este es un momento que precede al Dharma, la revelación del deber vital a pesar de la circunstancia. Todo Karma siempre precede al Dharma. Como por ejemplo en el libro Victus 1714 del escritor A. Sánchez-Piñol que se inicia con el párragfo: 

Si el hombre es el único ser que posee una mente geométrica y racional,
¿por qué los indefensos combaten al poderoso y bien armado? ¿Por qué
los pocos se oponen a los muchos y los pequeños resisten a los grandes?
Yo lo sé. Por una palabra. 

CASA 11: ACUARIO
Sabina Spilrein, arquetipo de lo Acuariano
en el film Te doy mi alma
Ha llegado el momento de compartir con el mundo ese don que el héroe ha adquirido. Darse. El Ego leonino ha comprendido que el mal que combatia estaba también en él, en sus amigos en aquello que amaba y veía puro, pristino, libre de todo mal. Ahora sabe que la compasión, la donación y la solidaridad son el camino. Que el camino a la paz es la paz misma. El Aguador representa la generosidad y la abundancia que manan de un corazón ya perfeccionado y que ha combatido a esos demonios interiores. El bufón puede ser más bueno para el reino que el propio rey, el arquetipo del león, pues ya no tiene orgullo. La máscara del arlequín con su sonrisa y su tristeza son un juego para el héroe que ha comprendido el mundo y su danza. «La libertad de pasar de ida y vuelta a través de la división del mundo, desde la perspectiva de un espectro que cruzase desde la profundidad causal al otro lado, y de vuelta —sin contaminar los principios de un lado con los del otro, pero permitiendo que la mente se aperciba de uno en virtud del otro—, ese es el talento del maestro. El Bailarín Cósmico, advierte Nietzsche, no descansa pesadamente en un solo lugar, sino que alegre, ligero, gira y salta de una posición a otra. Es posible expresarse desde un solo punto en cada momento, pero eso no invalida las ideas en los otros puntos. Sus ambiciones personales se han disuelto por entero, ya no trata de vivir, sino de relajarse voluntariamente ante lo que pueda suceder en él, convirtiéndose, en una palabra, en un ente desconocido», según Campbell. Como en el fragmento del libro Victus1714 en el que Zubiría, tras ser un vanidos y egoista, pusilánime y cobarde comprende ante la carga estéril del general Villaroel en el Born de Barcelona:

Somos hojarascas que perduran. Estrellas que estallan, leyendas dilapidadas. Verdades sin más recompensa que la lucidez misma… Darse Zubiría, darse. 

El cruce del umbral de retorno en el esquema campbelliano. El sentido del regreso es la conservación de la sabiduría adquirida en la búsqueda, la incorporación de dicha sabiduría en una vida humana, y luego encontrar la manera de compartirla con el resto del mundo. Este paso suele ser representado por un héroe trascendental. Para un ser humano, puede significar el logro de un equilibrio entre lo material y espiritual. El héroe ha llegado a sentirse cómodo y competente tanto en el mundo interior como en el exterior.


CASA 12: PISCIS
Frodo antes de partir hacía
el oeste. Las aguas son una
referencia de Piscis
La casa regida por Neptuno, la del inconsciente, la de la disolución en el todo de nuevo para esperar una vida renovada o la liberación final. Esa casa es la del salto de fe del héroe al cruzar la Última Puerta. Poco puede decirse del Inconsciente Colectivo, pues es una quimera para unos, evidentemente los científicos materialistas, una esperanza de plenitud para otros. En esta casa los planetas se manifiestan a veces de forma oculta, traicionera, dominan la vida del individuo de forma sibilina hasta que este los ahce conscientes. Aunque también lo empujan de forma invisible hacía sus metas cuando estan en buen aspecto. Al fin y al cabo todo tiene destino, mejor o peor inicio o final, pues todo forma parte de la Magnum Opus, la gran obra de la creación divina o cósmica, como prefiera cada uno. La disolución en lo atómico para empezar un nuevo ciclo. Para Jung el inconsciente colectivo contenia todos los arquetipos existentes y de alguna manera explicaba el porque de los fenómenos sincrónicos que escapaban a la causalidad y la casualidad de los hechos singulares acaecidos. Si tenemos en cuenta que dos part´´iculas entrelazadas alguna vez siempre guardan un recuerdo las unas con las otras podemos intuir las bases físicas de este proceso, aunque no podamos demostrarlo. Dado que el tiempo es una creación de nuestra conciencia, o una percepción de ella, no podemos estar seguros de la certeza de ese tiempo, la famosa relatividad, más que por el hecho de estar conscientes ahora mismo. Algo que no será permanente, pues como somos los hijos de Cronos, los hijos del tiempo. Neptuno está conectado con el arte, las fantasías, los mundos oníricos, la música, es la nube cósmica donde se almacena todo:el lugar de las cosas perdidas...
La libertad para vivir, dice Campbell nos lleva al dominio sobre uno mismo. El dominio conduce a la libertad del temor a la muerte, que a su vez es la libertad de vivir. Esto se refiere a veces como vivir el momento, sin anticipar el futuro, ni lamentar el pasado. Hic et nunc. 


Somos polvo
de estrellas
(Carl Sagan dixit)
Freud decía en su magnífico libro El malestar en la civilización que cada uno debe encontrar su forma de ser feliz. A poder ser esa felicidad deberia ser también la felicidad de otros, aunque a veces eso no sea del todo posible. Entonces deberíamos serlo  almenos no a costa de la de los demás. Algo que los "señores de la guerra" que nos gobiernan deberían tener más en cuenta. Aunque como decía Campbell: lo humano y lo monstruoso se dan muchas veces la mano y el Brahman, el TODO, incluye todas nuestras potencialidades, como el Zodíaco, y a veces the monster comes trough as a kind of God. 

Muchas personas se preguntan por donde empezar a la hora de estudiar astrología o mitología arquetípica. Somos unos cuantos que andando perdidos en el medio del camino nos encontramos de repente en una selva oscura, como escribió Dante en La Divina Comedia. Y en ese momento de perdida de uno mismo, lo que los psicólogos dicen crisis de la mediana edad, o los jungianos encuentro con la Sombra, y a veces incluso con el Ánima, unos encuentran en el esoterismo la via de salida a ese trance conflictivo. Otros lo hacen en el consumismo, que ha sustituído al existencialismo en Occidente, o en algun otro ismo (comunismo, nacionalismo, dandismo, etc.),  o bien preparando viajes al extranjero o incluso empiezan una nueva vida haciendo tabla rasa con su pasado. Cada cual debe encontrar por si mismo un sentido a su vida. No hay reglas iguales para todos. Follow your bliss.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada