dimarts, 1 de novembre de 2016

El signo de Sagitario y su relación con la novela de fantasía y ciencia ficción

El signo de Sagitario y su impronta relacionada con la narrativa de fantasía y ciencia ficción


"No creo en la astrología; soy un sagitariano escéptico."
Arthur Clarke



Sueños y visiones
Cuando el matemático francés Gauquelin trató de analizar estadísticamente la astrología para encontrar sus puntos débiles topó con una pequeña variación persistente: la presencia en la carta natal de deportistas exitosos un Marte prominente en las zonas angulares de la carta natal. A eso se le llamó efecto Marte y es un indicador usado por astrólogos para determinar a priori las capacidades deportivas  de un sujeto. Siguiendo esta estela y sin el respaldo matemático de Gauquelin he constatado que la gran mayoría de primeras espadas de la literatura de género fantástico són hijos del otoño, estación asociada a la melancolía y la caducidad previa a la llegada del invierno.
         En la lista de autores analizados tenemos a los clásicos: J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis, P.K. Dick, A. Clarke, O. Scott Card, U.K. LeGuin, G.R.R. Martin, N. Gaiman, A. Sapkowski y Brandon Sanderson. De estos hay 4 que a nivel de signo solar son Sagitario, 2  de Virgo, 1  de Escorpio, 1 de Libra, 1 de Capricornio y 1 del signo Géminis. Concretamente sobre el signo Géminis hay que señalar que algunos que no lo tienen como signo solar pero lo tienen como signo lunar o como ascendente o con planetas significativos en esa zona. Géminis regido por Mercurio/Hermes es amigo de los escritores. Solo Sapkowski (nacido el 21 de Julio) es de principios de año. Géminis es el signo con el que la luz asciende hasta la culminación en el solsticio de verano que se produce en Cáncer, la polaridad de Sagitario que se hunde en la oscuridad de Capricornio en el solsticio de invierno.
El resto son de la segunda mitad del año. Y entre octubre, noviembre, diciembre y enero tenemos a 7 de los 10 autores.
       Evidentemente faltan algunos como Moorcock (18 de diciembre), J. K. Rowling (31 de Julio), P. Rothfuss (6 de junio), etc. Pero seria imposible abordarlos todos en este formato de artículo. Ni tampoco tengo tal conocimiento sobre el tema como para hacerlo.

        Empezando por el más numeroso que es Sagitario (a nivel de signo solar) tenemos el singular caso de Arthur C. Clarke y Philip K. Dick que nacieron el mismo día en años diferentes: el 16 de diciembre. La comparación de ambas cartas difícil de hacer porque de Clarke no tenemos la hora de nacimiento y por lo tanto el ascendente no puede saberse. En todo caso ambos son sagitario como signo solar y nacidos el mismo día.

Brandon Sanderson, punta de lanza de la narrativa fantástica americana en la actualidad, es un trabajador incansable que encaja en algunos de los aspectos asociados a Sagitario si bien no en todos. Su caso es muy interesante porque a pesar de no tener el ascendente podemos ver que en su carta hay planetas en todos los signos otoñales y del invierno: Libra, Escorpio, Sagitario y Capricornio, con lo que cubrte todas las improntas mayoritarias en el grupo de escritores de fantasía y ciencia ficción. Todo análisis de su carta deberia hacerse con el ascendente. 
Carta natal de B. Sanderson: impronta
en los signos de otoño
León de fuego, 
imagen que podría simbolizar 
muy bien ese Marte en Leo 
de la carta de Lewis y que
en Narnia es muy presente 
en la figura de Arslan

C.S. Lewis tenía además una conjunción Luna/Neptuno en Géminis la qual cosa a pesar de estar en Planet Narnia (está en inglés) que explora la relació entre las siete partes de la saga y los siete planetas conocidos en la cosmologia hasta el siglo XX.  La clave en mi opinión de lo carta de Lewis y la relación con su obra es la conjunción Luna/Neptuno que daría para un artículo entero. Como vemos la energia y tensión entre Sagitario y Géminis es un hecho característico, unas casa relacionada con la creatividad algo que nos remite a esa impronta tan característica de los escritores. Las oposiciones de su carta explican una gran tensión interior entre opuestos y de hecho se ha escrito mucho sobre el efecto "benéfico" que una oposición, que es un aspecto tenso en astrología, le hace a la vida creativa de uno. Quizás porque como decía Carl Jung: Mefisto es esa parte que siempre quiere el Mal y a veces acaba creando el Bien. Algo que Tolkien, amigo íntimo de Lewis, explicó muy bien en el caso de Smeagol/Gollum y la famosa resolución del destino del anillo único en Mordor y el conocido concepto tolkieniano de "Eucatastrofe".
. En Lewis además las referencias a la astrología están presentes en su saga más conocida: Narnia. Pueden leer más acerca de ello en el siguiente enlace sobre el libro
Carta Natal de C. S. Lewis: Conjunción
 Luna y Neptuno en Géminis. Venus en Sagitario
y Júpiter en frontera cósmica entre Libra y Escorpio. 




Neil Gaiman, Prometeo moderno
Hay multitud de excepciones a esta "norma". Entre ellas la de Neil Gaiman, autor de fantasía teñido de temas oscuros y relacionados con la muerte y el más allá. Gaiman es, no podía ser de otra manera, nacido bajo el signo de Escorpio. Gaiman nació el 10 de noviembre de 1960 en Portchester (Reino Unido) y con el Sol en 18º 22' y la Luna en 9º 37' en Leo. Escorpio corta la cúspide de casa 5. 
       Sabemos que su ascendente es Geminis, asociado tradicionalmente al periodismo y las letras por ser su regente Mercurio, que Gaiman tiene en 11º 28'  en Escorpio y con buenos aspectos con Marte (Cáncer-Casa1) y Saturno (Capricornio-Casa7). Es un Mercurio excelentemente posicionado en la casas 5 (creatividad-amor-hijos) y cerca de 6 (salud y trabajo) y en conjunción con...Neptuno, maestro de los sueños. Su relación con la impronta de Sagitario se encuentra en Venus que está en 24º 25' de Sagitario ( y en casi conjunción, según el orbe que apliquemos, con Júpiter) y que corta la cúspide de casa 7, a pesar que Venus (gusto estético y aspiración de belleza) se encuentra en casa 6. 



Venus en Sagitario
Otros grandes escritores del género que no pertenecen al signo de Sagitario són Orson Scott Card, George R.R. Martin y J.R.R. Tolkien. Orson Scott Card nació el 24 de agosto de 1951 cuyo signo es Virgo, que está regido por Mercurio como Géminis, y que a pesar de tener una gran presencia leonina pues esa generación tiene a Plutón en Leo y Card no pertenece a ese signo solar por escasos días. Card tiene a su Sol natal en conjunción con Plutón. Card és un activista político defensor del matrimonio tradicional y a pesar de sus inclinaciones demócratas a militado contra la ley de igualdad matrimonial en los E.E.U.U. Tiene a la Luna en Geminis, y como no sabemos su hora de nacimiento no podemos calcular su ascendente. George R.R. Martin es Virgo ya que nació en Bayonne (New Jersey) el 20 de setiembre de 1948, es decir que no es Libra por muy poco, signo que compartiría con otra escritora de género nacida en ese signo: Úrsula K. Leguin (nacida el 21 de octubre y por lo tanto entre las energías de Libra y Escorpio. Como vemos se van repitiendo esquemas e improntas parecidas. No aparecen entre los ascendentes o Lunas improntas podersosas de Acuario, Aries o Piscis, por poner algun ejemplo. El ascendente Tauro de George R.R. Martin es significativo pues Tauro es un signo que se siente a gusto en la tierra en al experiencia terrenal y George es un escritor que reivindica ese cuerpo, esa terrenalidad gozosa, algo que no es tan habitual en un hombre de arrebatos místicos como Tolkien. En Tolkien esa Luna en Piscis es sin duda muy expresiva. 

Carta natal de Tolkien: Mercurio, Luna y Saturno
 en frontera cósmica. Ascendiente en Virgo. 
Tolkien nació el 3 de enero de 1892 en Bloemfontein (Sudáfrica) con Mercurio en frontera cósmica (es decir entre dos signos, o sea una diferencia de menos de 1º entre uno y otro) entre Sagitario y Capricornio. Según explica el astrólogo Gabriel Jorba en su artículo planetas en frontera de signo y puertas cósmicas puede que un signo adopte una habilidad especial cuando se encuentra en transición entre signos. Algo que en muchas de las cartas de estos escritores puede cosntatarse. Sus talentos van más allá de lo habitual, a parte de una vida de constante trabajo que es seguro lo más importante. Tolkien tiene su ascendente en Virgo, algo le emparenta con la impronta de G. R.R. Martin, y ese Neptuno en Géminis que comparte con su compañero de generación y amigo C. S. Lewis.


                                                                                     
Si la montaña no va al anillo el anillo irá a la montaña
Sagitario es la búsqueda de la filosofía, la libertad sin dogmatismos. El centauro vagarea libre por la llanura cazando con su arco. En Capricornio se sube la montaña, la disciplina de Saturno interviene para dar forma, limitar para crear en un orden. Capricornio es un signo de maestro, de noches oscuras del alma. Noches que Tolkien retrató muy bien al describir el viaje de Frodo por Mordor con la pesadumbre de acarrear el anillo único, un peso para el alma. En la carta de J.R. Tolkien vemos como Saturno se encuentra en frontera cósmica entre los signos de Virgo y Libra (disciplina, orden, anhelo de justícia y amor romántico), algo que encaja mucho en los valores de su literatura. Tolkien era un conservador romántico, el último coletazo de un mundo victoriano agonizante. El cristianismo de sus obras y esos ramalazos neoplatónicos y sobretodo gnósticos (la eterna lucha del bien y el mal en igualdad de condiciones, algo que para un cristiano puro sería un absurdo pues Dios solo hay uno y el mal es un producto de la libertad que el Creador da a sus criaturas) són perfectamente explicables con esa conjunción de Virgo y Libra en el ascendente y en su primera casa. Y también por el hecho que nació con la Luna en Piscis, lo cual lo hacía tremendamente cercano a la mística pues todo aficionado a la astrología sabe que ese es un rasgo de Luna en Piscis, a parte de la sensibilidad y la predisposición a la videncia y a los poderes medium. Piscis es el signo de Neptuno, maestro de los sueños, la compasión, la nostalgia, la ilusión y de la era cristiana.

Carta natal de Usula K. Le Guin: conjunción de
 Luna y Neptuno en Géminis

U. K. Le Guin tiene una carta con aspectos que nos remiten a improntas ya vistas: un signo solar en transición entre Libra y Escorpio, la Luna en Géminis y el ascendente Tauro. Su carta nos remite a vibraciones ya enunciadas y sin que podamos establecer "leyes" en un sentido científico del término pues la astrología no es falsable en el sentido Popperiano del término, y por lo tanto no puede ser considerada una ciencia, vemos como hay patrones energéticos (prefiero el término impronta que utilizo a nivel individual) que se repiten en estos escritores que combinan a la vez una evasión de la realidad y una dura crítica de esta, una tensión entre lo real y lo irreal, la vigília y el sueño, el nihilismo y la esperanza. Especialmente el caso de esta hija de la antropólga Theodora Kroeber, autora de uno de los libros que más me impresionaron en mis estudios (Ishi, el último de su tribu) y a quién tube la oportunidad de leer antes que a su más conocida y prolífica hija.

La astrología no es ni fue una ciencia, a pesar que en sus inicios era sinónimo de astronomía, la cual es ahora una disciplina própia de la física. Actualmente la astrología se considera una hermenéutica del alma y de sus cualidades arquetípicas, expresadas en las 12 casas del zodíaco, las cualidades planetarias, los aspectos entre ellos, etc. Es una disciplina más descriptiva que predictiva, a pesar de que nunca ha abandonado esa tentación de predecir los tránsitos vitales y sus efectos futuros en el consultante. Como aficionado diría que hay dos clases de astrología, la light o soft y la heavy o hard, en función del grado de certeza y poder que confieren a los astros en la trayectoria vital y mundial de la humanidad. Los hay que la quieren como un pasatiempo, otros ven en ella demostración que el Cosmos tiene derecho a llevar ese nombre y que por tanto hay un orden y un propósito subyacentes al aparente Caos y sinsentido de la vida humana, considerada como un mero accidente en la creación de un universo del cual cuanto más sabemos menos sentido le encontramos. Juzgen ustedes mismos si los resultados nos dan alguna pista o simplemente son casualidaes sin causa alguna. En todo caso son escritores enormes algunos de los cuales no he leído y que me han recomendado muchas veces. Pero como sabemos ars longa, vita brevis y no hay tiempo para todo. Eso si aprovechemos el que tenemos, cada carta natal es única, incluso entre gemelos hay variaciones aunque no se expresen graficamente por lo que nuestra vida es única e irrepetible.